Europa logra un acuerdo para unificar los cables de los aparatos electrónicos

  • TECNOLOGÍAS

Cables UE

Los países de la UE y los legisladores europeos acordaron un puerto único de carga para móviles, rechazando la oposición del fabricante de iPhone, Apple. El objetivo es simplificar la vida de los clientes y reducir los desechos electrónicos.

"Para el otoño de 2024, el USB Tipo-C se convertirá en el puerto de carga común para todos los teléfonos móviles, tabletas y cámaras en la UE", dijo el Parlamento Europeo en un comunicado emitido ayer. A pesar de la resistencia numantina de Apple, todos los dispositivos digitales, incluidos los de la manzana, usarán USB-C, exigido por las autoridades europeas por ley con el objetivo de simplificar las cosas para los clientes y reducir los desechos electrónicos.

Teléfonos móviles, tabletas, lectores electrónicos, auriculares, cámaras digitales, cascos, consolas de videojuegos portátiles y altavoces serán recargables a través del mismo cable, con independencia de su fabricante. Los ordenadores portátiles también deberán adaptarse a los requisitos a los 40 meses de la entrada en vigor.

La velocidad de carga también estará armonizada para dispositivos que admiten carga rápida, lo que permitirá a los usuarios cargar sus dispositivos a la misma velocidad con cualquier cargador compatible.

Además, los consumidores recibirán información clara sobre las características de carga de los nuevos dispositivos, lo que les facilitará ver si sus cargadores existentes son compatibles. Los compradores también podrán elegir si quieren mercar nuevos equipos electrónicos con o sin dispositivo de carga.

Estas nuevas obligaciones conducirán a una mayor reutilización de los cargadores y ayudarán a los consumidores a ahorrar hasta 250 millones de euros al año en compras innecesarias. No en vano, se calcula que los cargadores desechados y sin usar representan alrededor de 11.000 toneladas de residuos electrónicos al año.

A medida que la tecnología de carga inalámbrica se vuelva más frecuente, la Comisión Europea estará facultada para desarrollar los llamados actos delegados sobre la interoperabilidad de las soluciones de carga.

Tras el verano, el Parlamento y el Consejo Europeo deberán aprobar formalmente el acuerdo antes de que se publique en el Diario Oficial de la UE. Entrará en vigor a los 20 días de su publicación y sus disposiciones comenzarán a aplicarse a los 24 meses. Las nuevas normas no se aplicarían a los productos comercializados antes de la fecha de aplicación.