Galicia aprueba la Estrategia de Especialización Inteligente (RIS3) hasta 2027

  • PROYECTOS

Digital Galicia

El plan busca conseguir una movilización público-privada de cerca de 5.000 millones de euros que financie proyectos como el establecimiento de misiones para apoyar empresas transformadoras, el refuerzo de la atención a las pymes, el desarrollo de la Marca Galicia en I+D+i y el fomento de la incorporación de la mujer a la innovación.

El titular del Gobierno gallego, Alberto Núñez Feijóo, avanzó recientemente la aprobación de la Estrategia de Especialización Inteligente (RIS3) hasta 2027, con la que se buscará lograr una movilización público-privada de cerca de 5.000 millones de euros para poder avanzar hacia una Galicia sostenible, digital y comprometida con la investigación.

La nueva estrategia, que mantiene los grandes retos de la anterior (la búsqueda de soluciones científico-tecnológicas para la sostenibilidad y la digitalización, así como la orientación de los esfuerzos en I+D+i hacia la alimentación, la salud o el envejecimiento), presenta interesantes novedades, como el establecimiento de misiones para apoyar entre 4 y 6 grandes proyectos transformadores, el refuerzo de la atención a las pymes para impulsar la innovación, el desarrollo de la Marca Galicia en I+D+i y el fomento de la incorporación de la mujer a la innovación.

En esa línea, Feijóo se refirió al objetivo de triplicar en el 2027 el porcentaje de empresas innovadoras, tanto en producto como en proceso. “Queremos mejorar el posicionamiento de Galicia en el ámbito del I+D+i a nivel estatal e internacional”, abundó.

Más al detalle y a corto plazo, el presidente de la Xunta adelantó que la nueva RIS3 prevé una inversión pública-privada de 1.600 millones de euros entre 2022 y 2024 para llevar a cabo los 5 programas en los que se divide esa fase: Completa y transfiere, Integra, Personas y talento, Innova y emprende y Posiciona.

Para concluir, Feijóo recordó algunos de los avances conseguidos gracias a la anterior RIS3 2014-2020, como el incremento en un 34% de la inversión en I+D en la comunidad, o la concesión de 6.700 ayudas que movilizaron 1.900 millones de euros en inversiones público-privadas.