Estado de la Unión: nuevas normas de la UE en materia de ciberseguridad

  • TECNOLOGÍAS

Ursula-von-der-Leyen

La nueva Ley de Ciberresiliencia de la Comisión Europea velará por que los productos digitales, tales como los inalámbricos y por cable, y los programas informáticos, sean más seguros para los consumidores de toda la UE. Además, ampliará la responsabilidad de los fabricantes, al obligarlos a facilitar apoyo de seguridad y actualizaciones, y permitirá a los usuarios tener información suficiente sobre la protección de los útiles que compren y usen.

Recomendados:

La licitación pública en España, primer semestre 2022 Informe 

En busca del Gobierno Abierto Especial 

El Esquema Nacional de Seguridad en la contratación pública Leer

La Comisión presentó la propuesta de nueva Ley de Ciberresiliencia para proteger a los consumidores y las empresas frente a los productos con características de seguridad inadecuadas. Es una primera legislación de este tipo a escala de la UE e introduce requisitos obligatorios de ciberseguridad para los productos con elementos digitales a lo largo de todo su ciclo de vida útil.

La Ley, anunciada por la presidenta Ursula von der Leyen en septiembre de 2021 en su discurso sobre el estado de la Unión Europea, se basa en la Estrategia de Ciberseguridad de la UE de 2020 y en la Estrategia de la UE para una Unión de la Seguridad, también de 2020, y velará por que los productos digitales, tales como los productos inalámbricos y por cable y los programas informáticos, sean más seguros para los consumidores de toda la UE. Además de ampliar la responsabilidad de los fabricantes al obligarlos a facilitar apoyo de seguridad y actualizaciones de los programas informáticos a fin de eliminar los puntos vulnerables detectados, permitirá a los consumidores tener información suficiente sobre la ciberseguridad de los productos que compren y utilicen.

Margrethe Vestager, vicepresidenta ejecutiva responsable de la cartera de una Europa Adaptada a la Era Digital, declaró: «Merecemos sentirnos seguros con los productos que compremos en el mercado único. Del mismo modo que podemos confiar en un juguete o un frigorífico con el distintivo CE, la Ley de Ciberresiliencia garantizará que los objetos y programas informáticos conectados que compremos tengan sólidas salvaguardias en materia de ciberseguridad. La responsabilidad recaerá en quienes corresponde, esto es, en quienes comercializan los productos».

Margaritis Schinas, vicepresidente responsable de la Promoción de nuestro Modo de Vida Europeo, hizo las siguientes observaciones: «La Ley de Ciberresiliencia es nuestra respuesta a las amenazas modernas a la seguridad que son ahora omnipresentes en toda nuestra sociedad digital. La UE ha sido pionera en la creación de un ecosistema de ciberseguridad mediante normas sobre infraestructuras críticas, preparación y respuesta en materia de ciberseguridad y certificación de los productos de ciberseguridad. Hoy completamos este ecosistema mediante una ley que aporta seguridad a todos los hogares, todas nuestras empresas y todos los productos interconectados. La ciberseguridad ya no es sólo una cuestión industrial sino un tema que afecta a toda la sociedad».

Por su parte, Thierry Breton, comisario de Mercado Interior, aseguró: «En lo que respecta a la ciberseguridad, Europa sólo será tan fuerte como lo sea su eslabón más débil, sea este un Estado miembro vulnerable o un producto inseguro en la cadena de suministro. Ordenadores, teléfonos, electrodomésticos, dispositivos virtuales de asistencia, automóviles, juguetes, etc., cada uno de estos cientos de millones de productos conectados es un posible punto de entrada para un ciberataque. Sin embargo, en la actualidad, la mayoría de los equipos y productos informáticos no están sujetos a ninguna obligación en materia de ciberseguridad. Al introducir la ciberseguridad desde el diseño, la Ley de Ciberresiliencia contribuirá a proteger la economía europea y nuestra seguridad colectiva».

Teniendo en cuenta que los ataques con programas de secuestro de archivos afectan a una organización cada once segundos en todo el mundo y que el coste anual mundial estimado de la ciberdelincuencia alcanzó los 5,5 billones de euros en 2021 [Informe del Centro Común de Investigación (2020): Ciberseguridad: nuestra ancla digital, una perspectiva europea], es más importante que nunca garantizar un alto nivel de ciberseguridad y limitar los puntos vulnerables de los productos digitales, que constituyen una de las principales vías de los ataques que alcanzan su objetivo. 

Las medidas propuestas se basan en el nuevo marco legislativo para la legislación de la UE sobre productos y establecerán:

a) normas sobre la introducción en el mercado de productos con elementos digitales para garantizar su ciberseguridad;
b) requisitos esenciales en materia de diseño, desarrollo y fabricación de productos con elementos digitales, y obligaciones de los agentes económicos en relación con dichos productos;
c) requisitos esenciales en materia de procesos de tratamiento de puntos vulnerables establecidos por los fabricantes para garantizar la ciberseguridad de los productos con elementos digitales durante todo el ciclo de vida útil, y obligaciones de los agentes económicos en relación con estos procesos. Los fabricantes también tendrán que notificar los puntos vulnerables e incidentes activamente aprovechados;
d) normas sobre el control y la vigilancia del mercado.

Las nuevas normas harán recaer la responsabilidad en los fabricantes, que deberán garantizar la conformidad con los requisitos de seguridad de los productos con elementos digitales que se comercialicen en la UE. Como consecuencia de ello, redundarán en beneficio de los consumidores y de los ciudadanos, así como de las empresas que utilizan productos digitales, al aumentar la transparencia de las propiedades de seguridad y fomentar la confianza en los productos con elementos digitales, y también al garantizar una mejor protección de sus derechos fundamentales, tales como la privacidad y la protección de datos.

En un momento en que otros territorios de todo el planeta estudian la manera de abordar estas cuestiones, es probable que la Ley de Ciberresiliencia se convierta en un texto de referencia internacional, más allá del mercado interior de la UE. Las normas de la UE basadas en la Ley de Ciberresiliencia facilitarán su aplicación y constituirán una baza para la industria de ciberseguridad de la UE en los mercados mundiales.

La norma propuesta se aplicará a todos los productos conectados directa o indirectamente a otro dispositivo o red. Existen algunas excepciones para los productos en relación con los cuales ya existen requisitos de ciberseguridad en las normas vigentes de la UE como, por ejemplo, los dispositivos médicos, la aviación o los automóviles.

Próximas etapas
Corresponde ahora al Parlamento Europeo y al Consejo examinar el proyecto de Ley de Ciberresiliencia. Una vez adoptado, los agentes económicos y los Estados miembros tendrán dos años para adaptarse a los nuevos requisitos. Una excepción a esta norma es la obligación de notificación de los fabricantes de los puntos vulnerables y los incidentes e incidentes activamente aprovechados, que se aplicará ya un año después de la fecha de entrada en vigor, ya que requieren menos ajustes organizativos que las demás nuevas obligaciones. La Comisión revisará periódicamente la Ley de Ciberresiliencia e informará sobre su funcionamiento.