Un cable submarino de 32 millones convertirá Alicante en una autopista de datos mundiales

  • PROYECTOS

Allicante puerto digital

El cable estará operativo en 2025 y conectará el centro de datos de Alicante con Marsella y Lisboa. Será el primer nodo "abierto" y "neutral" de la Comunidad Valenciana, lo cual permitirá que cualquier empresa que tenga necesidades de conexión internacional pueda hacerlo desde la estación receptora del puerto.

Recomendados: 

Subvenciones para la modernización de tu ayuntamiento: aspectos clave Webinar

“Un hándicap de las ayudas es que pueden comprometer la necesidad de gasto a futuro”, Jaime Santamarta, concejal del Ayuntamiento de Las Rozas Webinar

Transformación digital y modernización de las administraciones de las entidades locales Leer 

El presidente valenciano, Ximo Puig, desveló que la empresa Valencia Port Connect será la encargada de instalar un cable submarino con el que la Generalitat Valenciana tratará de captar nuevas inversiones en data center y empresas tecnológicas en Alicante. El proyecto, cuyo valor asciende a los 32 millones de euros, le dará a la citada provincia una salida internacional con dos grandes centros de comunicaciones y datos del Mediterráneo: Marsella y Lisboa.

Precisamente, el modelo de desarrollo de la ciudad francesa será impulsado desde esta iniciativa, ya que, gracias a su conexión con varios nodos submarinos, alberga hoy 8 data center que la han convertido en una referencia dentro del sector.

Según Puig, el cable estará operativo en 2025 y será el primer nodo "abierto" y "neutral" de la Comunidad Valenciana, lo cual permitirá que cualquier empresa que tenga necesidades de conexión internacional pueda hacerlo desde la estación receptora del puerto. El presidente realizó el anuncio durante la presentación del Plan de Transformación Digital de la Comunitat Valenciana 'Com Digital 2025'.

Para el Gobierno valenciano, este proyecto supondría una mejora competitiva en la región. Además, reforzaría Alicante como una zona atractiva para la implantación de grandes empresas tecnológicas y del sector del dato, uno de los objetivos del Distrito Digital con el que se intenta reconducir la fallida Ciudad de la Luz.