Extremadura apuesta por el control digital del agua para garantizar un servicio justo y sostenible

  • SOCIEDAD DIGITAL

Agua potable

Los prototipos de contadores inteligentes de agua desarrollados por la comunidad han tenido un rendimiento óptimo en las pruebas realizadas en Zafra.

Recomendados: 

Convocatoria oficinas Acelera pyme en entornos rurales Leer

Estudio sobre digitalización de la Administración Leer

SMART.MET es un proyecto europeo de desarrollo de soluciones innovadoras de contadores inteligentes de agua en beneficio de los usuarios y el medio ambiente. Está liderado por un grupo de siete operadores de servicios públicos de agua, ha sido financiado por el programa Horizon2020 de la Unión Europea y ha contado con un proceso de Compra Pública Precomercial (PCP, por sus siglas en inglés) que ha desembocado en la contrucción de dos prototipos válidos de las empresas Telereading (Italia) e Hydroko (Bélgica). 

Estos dos prototipos han sido probados con éxito en Zafra, convirtiendo a la región extremeña en una pionera en el uso de la telelectura del agua potable. No en vano, cuenta en la actualidad con el 20 por ciento del parque de contadores adaptados a esta tecnología (1.900 unidades en total), y tiene previsto incrementar su número hasta los 3.400 contadores en los próximos cinco años.

Estos contadores están basados en tecnologías SIGFOX y NB IoT, y han tenido un rendimiento óptimo a la hora de colmar las necesidades de las pequeñas y medianas poblaciones, hasta el punto de que ya se está planeando generalizar la telelectura en el resto de la provincia.

Telelectura del agua
Los servicios de agua europeos se enfrentan a múltiples desafíos en los próximos años relacionados con el aumento de la escasez del agua y los fenómenos meteorológicos extremos, el envejecimiento de las infraestructuras o la necesidad de evolucionar hacia servicios más eficientes. 

A través del control continuo en tiempo real del agua en las redes de abastecimiento, los medidores inteligentes pueden ayudar a los operadores a mejorar la gestión de los recursos hídricos en beneficio tanto de los usuarios como de la naturaleza. La detección rápida de fugas, la mejora del servicio a las personas usuarias o la identificación de las inversiones más prioritarias son algunos de esos campos en los cuales esta tecnología puede resultar de gran utilidad. 

En la actualidad, las soluciones existentes para la medición inteligente aún presentan varias limitaciones tecnológicas. Las barreras regulatorias y la fragmentación del mercado están limitando los incentivos para que las empresas innovadoras desarrollen mejores soluciones.