Sanidad y las CCAA pactan que los datos del paciente estén digitalizados en 2023

  • TECNOLOGÍAS

eSalud

La Atención Primaria podrá beneficiarse de la Historia Clínica Digital Interoperable del Sistema Nacional de Salud (SNS), de modo que tendrá siempre a mano la información sanitaria de los ciudadanos que pertenecen a otras Comunidades Autónomas. Esta historia clínica digital va más allá de los datos de salud del paciente, pues debe incluir condicionantes sociales para un abordaje biopsicosocial en la consulta.

Recomendados: 

Estudio sobre digitalización de la Administración Leer

Fondos europeos: sistema de gestión y control de los fondos del Plan de Recuperación y Resiliencia Leer

El Ministerio de Sanidad y las Comunidades Autónomas están dispuestos a mejorar la atención al cliente mediante la renovación de los sistemas de información y la salud digital. Tal y como consta en el plan aprobado por las Comunidades y el Ministerio, el objetivo del proyecto es que, en el cuarto trimestre de 2023, el 100% de las Comunidades tengan implantado un sistema de interoperabilidad de Historia de Salud Digital entre los distintos ámbitos asistenciales, al menos entre la Atención Primaria y la Atención Hospitalaria.

La Atención Primaria podrá beneficiarse de la Historia Clínica Digital Interoperable del Sistema Nacional de Salud (SNS) al poder consultar información sanitaria de ciudadanos que pertenecen a otras Comunidades Autónomas. Esta historia clínica digital va más allá de los datos de salud del paciente, pues debe incluir condicionantes sociales para un abordaje biopsicosocial en la consulta. O lo que es lo mismo, el sistema sabrá de dónde es el paciente, sus antecedentes familiares e, incluso, sus capacidades económicas.

Condicionantes sociales
Este último punto es el de la discordia entre Sanidad y las Comunidades, que han decidido poner en marcha un grupo de trabajo específico para definir qué condicionantes sociales y de contexto familiar se incluyen en la historia de salud digital. Esto quiere decir que no será una decisión individualizada de cada sistema autonómico (unas cosas se tienen en cuenta en Galicia y otras en Cataluña), sino que se implantará de manera homogénea.

Pero no todo el plan de digitalización de la Atención Primaria está basado en una historia clínica interoperable entre el centro de salud y el hospital. En el acuerdo se hace también un gran hincapié en la digitalización desde otra gran perspectiva: la telemedicina. En este sentido, el proyecto habla de facilitar la atención sanitaria en centros inteligentes. O lo que es lo mismo, que de aquí a 2023 las Autonomías tendrán que licitar servicios digitales como teleconsulta, videoconsulta, acceso a imágenes médicas y chatbots.

Y es que, Sanidad quiere introducir al sistema de lleno en el mundo de los datos. Con lo que, Big Data e Inteligencia Artificial están llamadas a ser dos tendencias fundamentales a la hora de impulsar la atención personalizada adaptada a cada paciente. El objetivo es que los médicos de todos los centros de salud de España tengan, antes de 2024, las herramientas digitales necesarias para emitir alertas individualizadas de salud. También que, para entonces, puedan detectar de forma remota los riesgos del paciente e, incluso, hacer un diagnóstico.

Este apartado está principalmente pensado para la España rural y los pacientes crónicos. Por eso, se propone que las Autonomías dispongan de herramientas digitales evaluadas para este tipo de perfiles. Los modelos que se prevén para estos casos son los sistemas de seguimiento en remoto de la hospitalización a domicilio y la automonitorización.

TAGS eSalud