La viabilidad de los sistemas sanitarios europeos depende de la digitalización de la atención primaria

  • TECNOLOGÍAS

eSalud

Un informe elaborado por NTT DATA analiza las principales necesidades de transformación de la Atención Primaria y las bondades de las nuevas tecnologías, especialmente la analítica avanzada, a la hora de facilitar la modernización de los centros de salud.

Recomendados: 

Estudio sobre digitalización de la Administración Leer

Fondos europeos: sistema de gestión y control de los fondos del Plan de Recuperación y Resiliencia Leer

Los sistemas sanitarios deben aprovechar el potencial ofrecido por la tecnología y los datos para crear una red inteligente, programable y geográficamente distribuida, con un alcance global y una conectividad casi instantánea que les permita transformar la atención sanitaria de los centros de salud. 

Eso es lo que apunta el informe Transformando el acceso a los cuidados sanitarios, elaborado por NTT DATA, que apremia a los nuevos actores del sistema (aseguradoras, grandes empresas y compañías tecnológicas) a realinear sus capacidades a medida que los proveedores de tecnología vayan teniendo una función más relevante, especialmente en Atención Primaria.

Según el texto, garantizar la sostenibilidad de la Sanidad en los estados del bienestar pasa por hacer lo propio en el uso de los recursos y orientarlos más hacia la prevención de las enfermedades. Este cambio de paradigma exige fortalecer la atención primaria como un punto de entrada clave en el sistema sanitario.

Uno de los ejes esenciales para garantizar este fortalecimiento es, precisamente, poner como elemento clave una gestión basada en la evidencia. En este sentido, es preciso aprovechar los datos recopilados en el proceso de análisis para, llegado el momento, tener el conocimiento necesario en la toma de decisiones. Afortunadamente, la cantidad de información almacenada que existe en lo relativo a la salud es bastante alta, ya que representa el 30% del total, según la empresa de investigación Emerj.

En ese contexto, la analítica de datos, la Inteligencia Artificial y el Big Data, que permiten desarrollar programas de salud orientados a incrementar la esperanza y la calidad de vida desde la creación de sistemas alimentados por datos, son herramientas fundamentales. 

Mejora en la integración e interoperabilidad 
Además de poner un mayor foco en la atención primaria y dotarla de recursos humanos para mejorar la medicina preventiva, el texto hace hincapié en que el sistema sea transversal en el tipo de tratamientos (incorporando de manera relevante programas orientados a la salud mental o a hábitos saludables a lo largo de la vida) y en el uso de las tecnologías para impulsarlos. 

Otro de los elementos clave para el futuro de nuestro modelo de salud es incluir un enfoque One Health. Un concepto referido a la salud integral del medio ambiente y las especies que lo componen como un todo integrado, que empuja a los profesionales a estudiar las interacciones e interdependencias entre unos y otros para encontrar un balance fructífero. 

Y es ahí, donde la integración de los sistemas tecnológicos y organizativos será vital, pues mejorará la interoperabilidad entre países e incluso regiones del mismo país. El resultado final será un modelo mucho más integral, con espacios flexibles que aúnen recursos desagregados y securizados de la forma que sea necesaria, con el objetivo de gestionar proyectos conjuntos, desarrollar soluciones colaborativas y acceder a datos sensibles en condiciones de absoluta seguridad.

Más datos, pero con un mejor acceso
A pesar de la integración de los sistemas, la recogida, la recopilación y el análisis de datos para convertirlos en información valiosa, la modernización de la Salud todavía se ve mermada por barreras que pueden subsanarse con tecnología. Un ejemplo son los historiales médicos, que necesitan ser más exhaustivos y mucho más accesibles. Según la organización europea DIGITALEUROPE, la adopción de historias clínicas electrónicas es aún pormenorizado, llegando sólo al 3%, cuando en Estados Unidos el porcentaje es del 35%.

Todo el conjunto de datos, incluyendo las citadas historias clínicas, debe estar impulsada por Big Data, la tecnología capaz sacar el mejor provecho de la información individual del paciente, que derivará en un mejor tratamiento, eficiente y personalizado.

En este sentido, Ana Forment, Directora de Digital Health Strategy and Technology en NTT DATA, aseguró que “una de las mayores lecciones aprendidas de esta crisis sanitaria es la necesidad de garantizar la sostenibilidad de los sistemas de salud, fortaleciendo la atención primaria e intensificando estrategias de promoción de la salud y prevención de la enfermedad”. 

Un contexto en el que los Fondos Next Generation EU ofrecen una oportunidad sin precedentes. Sin duda, la ayuda perfecta para transformar los sistemas sanitarios de manera estructural y generar un modelo más resiliente.

TAGS eSalud