Gaia-X: el comienzo de la economía del dato en España

  • TECNOLOGÍAS

Gaia X

En Talavera de la Reina se celebró la Asamblea Constituyente de Gaia-X España, el proyecto de hub tecnológico en el que participa la ciudad manchega y que tiene como objetivo hacer de Europa un continente digitalmente soberano. El evento contó con la participación de la Secretaria de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial, Carme Artigas, quien reivindicó la necesidad de "definir mecanismos de control para el acceso y la reutilización de los datos".

Recomendados: 

Análisis de la dinámica de GovTech en la UE Leer

Prácticas de GovTech en la Unión Europea Leer 

Entrar a e-Estonia Leer 

“Gaia-X es un gran ejemplo de innovación pública. A veces yo digo que la Administración tiene que hacer tres cosas bien: no molestar, agilizar y, en lo posible, catalizar. Pues bien, creo que esta iniciativa es un ejemplo de cómo se puede catalizar una iniciativa que surge del sector privado para hacerla grande desde lo público”.
 
Con esta declaración de intenciones dio apertura Carme Artigas, Secretaria de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial, a la Asamblea Constituyente de Gaia-X España. Para la representante del Gobierno, la creación de una federación de infraestructuras de datos y proveedores de servicios debe servir tanto "para construir una Europa digital soberana" como para "impulsar lo público desde lo privado". También para "lograr una vertebración territorial", como subrayó al recordar que Talavera de la Reina, la ciudad que acoge el hub, "es la única de todas las involucradas en el proyecto que no es una capital europea". 
 
Efectivamente, la asamblea, un "broche de oro a las muchísimas horas de trabajo e ilusión puestas al servicio de una España que tenga relieve en la Historia de la digitalización europea", sirvió para poner en liza la naturaleza cooperativa de un proyecto que significará "el fin de la visión vertical de las grandes compañías para convertirse en ecosistemas de colaboración, en motores de arrastre de unas PYMES que son la clave de nuestro tejido productivo”.
 
 
Unos ecosistemas que giran alrededor del dato, verdadero eje de la disrupción digital y la transformación del modelo económico, productivo y también social. “Un activo decisivo en el nuevo contexto tecnológico, político y geoestratégico, y un elemento clave de la reindustrialización del siglo XXI”, según la secretaria, quien no dudó en asegurar que toda esta información “ayudará al país a tener economías más innovadoras, competitivas, sostenibles, resilientes y, si lo hacemos bien, también más justas”. 
 
“Debemos impulsar la eficiencia y la productividad en los procesos a partir del valor añadido que ofrece la mejor toma de decisiones desde los datos”, continuó la ponente, “pues el 80% de todos los que existirán en el mundo a partir de 2025 aún no se han generado”. “Por lo tanto, estos datos son la gran oportunidad para tener un posicionamiento a nivel industrial europeo, ya que la gran mayoría de ellos, aproximadamente el 70%, vendrán de nuestra industria”, recordó.
 
Así es. En la información futura se cifra desde ya la ventaja competitiva del mañana. En todos esos datos únicos que generará España como país, así como en el uso correcto de la IA para extraer valor de ellos. Un proceso que deberá ser abierto, como recordó la secretaria al asegurar que “la información deben ser compartida si queremos una soberanía digital europea”.

"Los datos en Europa deben ser de quienes los generamos, y nosotros debemos ser quienes definamos los mecanismos de control para su reutilización"

 
Esta situación open source empuja sin remisión al continente a formular “unas nuevas reglas del juego para el gobierno en el uso de los datos”. “Los datos en Europa deben ser de quienes los generamos, y nosotros debemos ser quienes definamos los mecanismos de control para su acceso y reutilización. Esta visión es única a nivel internacional. Solamente es Europa quien se está preocupando por limitar el control excesivo de plataformas digitales; sólo es Europa la preocupada por definir las normas del juego de la Inteligencia Artificial; sólo Europa se está preocupando por definir los mecanismos de gobernanza de datos en línea con nuestros principios y valores, y dándole el control a la sociedad”, argumentó la Secretaria de Estado.
 
Para Carme Artigas, “Europa está siendo el foco del mundo” en tanto que "se espera de nosotros que repitamos el éxito de GDPR en el ámbito de los datos y la regulación de la Inteligencia Artificial". "El mundo nos mira porque estamos imponiendo un nuevo modelo de desarrollo tecnológico con el ser humano en el centro”, aseveró.
 
La ponente también hizo hincapié en que el hecho de que el camino a recorrer para proteger nuestra información personal no ha hecho más que empezar. Lo hizo recordando la reciente Data Act de la Comisión Europea, propuesta el pasado febrero, y asegurando lo crucial que resulta “que los datos de los europeos se procesen en centros de datos residentes en Europa, con backups residentes en Europa”.
 
Unos datos que, además, deben estar disponibles bajo condiciones justas, fomentando el desarrollo común basado en la compartición de los mismos. Un contexto en el que la puesta en marcha del hub nacional de Gaia-X supone “un salto adelante decisivo en cuanto a poner a disposición los datos, la interoperabilidad, la compartición y la portabilidad que la industria española tanto necesita”. “Este proyecto es un motor clave para la creación de estructuras y de procesos necesarios que asiente la gobernanza del dato de una manera transversal e inclusiva, donde todos los actores, con independencia de su tamaño, se puedan integrar en el ecosistema y acceder a todos los beneficios del mismo”, recalcó.
 
 
“Este hub nacional de Gaia-X es de toda la industria”, continuó Artigas, “y deben ser estas entidades las que lideren los proyectos e iniciativas que impulsen los espacios de datos”. “Las grandes empresas de los centros tecnológicos tenéis la responsabilidad de marcar el camino, de incorporar a las PYMES y a la industria sectorial en los espacios de datos de una manera justa. Trabajando para impulsar proyectos tangibles y misiones que traccionen toda la economía de nuestro país. Porque sí, la economía del dato en España empieza hoy”, remató.
 
Terminada la exposición de la ministra, la secretaria general de BDVA (Big Data Value Association), Ana García Robles, quiso incidir en la idea de que el nuevo ecosistema nacional no puede olvidar que también es un ecosistema europeo. “Me gustaría aclarar tres puntos fundamentales al respecto”:
 
1. “Todas las PYMES más pequeñas, que no habéis estado en el ecosistema europeo, tenéis que empezar a estar”.
 
2. “Aunque gran parte de la financiación viene ahora en el ámbito nacional, van a salir más programas de colaboración entre países, con nuevas formas de cooperar. Es muy importante que busquéis los nuevos caminos de diálogo continental”.
 
3. “La tecnología no para de evolucionar. Esto es muy dinámico, por lo que es muy importante estar conectado a lo que pasa a nivel europeo y mundial de forma permanente”.
 
Tres puntos fundamentales que fueron desarrollados a continuación por Daniel Sáez Domingo, miembro de la Junta Directiva de la Asociación Gaia-X para los Datos y la Nube. De hecho, el ponente empezó su exposición recordando que la creación de Gaia-X proviene de una preocupación en la UE, “la de la pérdida de soberanía y control de los datos por parte de las empresas y los ciudadanos europeos, ya que puede poner en jaque la economía de un país e incluso de todo un continente”.
 

"No hay otra opción: o Gaia-X o que persista el riesgo de dispersión de datos, con el consecuente peligro para nuestra información y economía"

Gaia-X es, pues, una respuesta firme a estos temores. Una contestación que viene a definir “un conjunto de estándares y una arquitectura de referencia para construir un conjunto de componentes software, llamados federation services, que son open source y también la base para establecer ecosistemas digitales, donde tanto los datos como los servicios pueden ser accesibles y compartidos partiendo de los principios europeos citados por la secretaria”.
 
Según Sáez Domingo, “el proyecto también define un proceso de labeling para certificar servicios e infraestructura que ayuden a dar la seguridad y confianza que se necesita desde el principio”. “Gaia-X es, por tanto, la gran apuesta público-privada para guiar la construcción de una infraestructura federada de datos en Europa. De hecho, no hay otra opción: o Gaia-X o que persista el riesgo de dispersión de datos, con el consecuente peligro para nuestra información y economía”.
 
La necesidad del proyecto, pues, no se discute. Lo que no significa que esté exento de unas barreras y unos intereses de mercado que el ponente explicó así: “Se trata de un plan de gran envergadura y de una gran inversión que no se va a componer en un año. No podemos esperar la inmediatez, ni tampoco la desesperación. Están los fondos de recuperación para acelerar el proceso, pero hay que utilizarlos con una responsabilidad y una eficiencia importante”. 
 
“Por tanto, es esencial buscar la coordinación. Por un lado, el liderazgo y la presencia tecnológicos; por otro, impulsar la adopción de las tecnologías allá donde somos líderes, como el Turismo, la Salud o la Industria. Allá donde podamos liderar pilotos para crear estándares que sean una referencia de futuro”, aclaró Sáez Domingo.
 
El miembro de la Junta Directiva de la Asociación Gaia-X cerró su intervención recordando lo que ya debe ser una obviedad: que los datos sin un proceso correcto de Inteligencia Artificial, son inútiles. “La economía del dato se completa con el análisis de la información, que debe extraer valor de la misma. Por tanto, tan necesarias son las estructuras federadas para compartir datos como las aplicaciones basadas en IA y data analytics. Los espacios de datos deben ser espacios de compartición, sí, pero también de explotación, para que podamos pasar a la movilidad de los servicios de valor añadido”, concluyó.