Barcelona inicia las pruebas del proyecto europeo de ciberseguridad IRIS

  • PROYECTOS

Barcelona digital

El Instituto Municipal de Informática será el ente municipal encargado de implementar varios casos de uso en la ciudad de Barcelona que permitan aportar propuestas al diseño de la plataforma. Urban Lab es el proyecto asociado a IRIS, y será el banco de pruebas en el espacio urbano real que permitirá validar los ensayos que ayuden a proteger a las comunidades europeas desde la perspectiva de ciberseguridad.

Recomendados: 

Soluciones digitales para la gestión integrada de la ciudad y casos de uso Leer

Encuestas sobre soluciones digitales integradas para plataformas urbanas en todo el mundo Leer

El Ayuntamiento de Barcelona participa en el Proyecto europeo H2020 IRIS, que tiene como objetivo integrar una plataforma única dirigida a Internet de las cosas (IoT) empleando inteligencia artificial (IA). En el marco del Consorcio IRIS, donde también colaboran CISCO, ATOS y UPC, se aportarán las soluciones técnicas y el conocimiento de estas entidades en el piloto, que proveerá una experiencia a reutilizar en la red corporativa del Ayuntamiento de Barcelona.

El Instituto Municipal de Informática será el ente municipal encargado de implementar varios casos de uso en la ciudad que permitan aportar propuestas al diseño de la plataforma. El Urban Lab, asociado al proyecto IRIS, se está desarrollando en la zona del 22@, y será el banco de pruebas en el espacio urbano real que permitirá validar los ensayos que ayuden a proteger las comunidades europeas desde la perspectiva de la ciberseguridad.

En el primer caso de uso de la ciudad condal, se utilizará la tecnología desarrollada para mejorar la seguridad y evitar posibles accidentes de los peatones vulnerables (personas con vehículos de movilidad personal como, por ejemplo, bicicletas y patinetes, personas a pie, etcétera). En Europa, las conexiones Yate supondrán casi el 60% (3.600 millones) de todos los dispositivos conectados en red en 2023.

Y es que, a medida que las ciudades inteligentes continúan ampliando sus plataformas habilitadas por IoT y IA, crece la ciberdelincuencia. Identificar, responder y compartir datos relacionados con vectores de ataque entre los profesionales de la seguridad es, pues, cada vez más complejo.