Claves tecnológicas que marcarán las líneas de trabajo del sector público en 2023

  • TECNOLOGÍAS

gobierno

El sector público precisa infraestructuras de datos más alineadas, al tiempo que será imprescindible eliminar la tecnología heredada para disminuir la deuda técnica y modernizar las arquitecturas de datos. Por otro lado, en 2023 será crucial reforzar las ciberdefensas y apostar por la sostenibilidad.

  Recomendados....
 

El camino a la Nube 
para avanzar en los
servicios públicos digitales
 Ver
¿Qué tendencias TI marcarán este año 2023? Acceder
Inteligencia Artificial en el sector público. El ejemplo de Neuralia (Gob. La Rioja) Caso práctico

¿Qué nos deparará 2023? Pure Storage comparte sus predicciones para el sector público:

Necesidad de infraestructuras de datos alineadas

Los servicios públicos suelen ser lentos, difíciles de usar y caros. Aunque el gobierno lleva casi una década hablando de cloud-first, la mayor parte de la tecnología es on-premise debido a los requisitos de privacidad y seguridad de las organizaciones públicas. Probablemente, la nube nunca fue la solución, pero el sector público debe adoptar el mundo híbrido y de múltiples nubes en el que vivimos hoy en día. Aún queda mucho por hacer en este sentido para que la administración española aproveche el importante potencial de los datos para prestar mejores servicios y tomar decisiones con mayor conocimiento de causa.

Eliminar la tecnología heredada será imprescindible

En 2023 veremos cómo el sector público empieza a abordar la deuda técnica, es decir, la tecnología costosa y obsoleta que inhibe la transformación y el cambio. Abordar esta deuda técnica es una prioridad absoluta. Para ello se necesita una modernización acelerada de la infraestructura y las arquitecturas de datos. Esto requiere inversión, pero estas tecnologías y la transformación en su conjunto ahorrarán dinero a los gobiernos a largo plazo, y por eso son una prioridad ahora. Sin embargo, solo aquellos proyectos con un ROI tangible saldrán adelante este año debido a la presión agravada sobre el gasto público como consecuencia de los retos económicos, la recesión, la pandemia, la crisis energética y el conflicto en Ucrania.

Será un año crucial para reforzar las ciberdefensas

Este año se prestará mayor atención a la ciberresiliencia. Será necesario mejorar la protección de datos, la seguridad y la gobernanza, así como la continuidad operativa y una mayor velocidad de respuesta. Hoy en día todos somos conscientes de que los malos actores, e incluso algunos países, intentan vulnerar y comprometer nuestras infraestructuras nacionales. Necesitamos contar con defensas sólidas. Una cosa es que haya copias de seguridad de los datos y los sistemas, pero también hay que ser capaces de restaurarlos a gran velocidad y escala para minimizar la interrupción de un ataque a las operaciones empresariales, venga de donde venga la amenaza.

Los objetivos de cero emisiones se convertirán en ley

En 2023 habrá más atención e intención en torno a los objetivos Cero Neto. La sostenibilidad nunca ha sido tan importante como ahora, dada la crisis energética que sufrimos y la lucha contra el cambio climático, y las organizaciones del sector público tendrán que adherirse más que nunca a los factores medioambientales, sociales y de gobernanza en todas las iniciativas tecnológicas gubernamentales. Esto estará profundamente ligado a las prácticas de contratación. Se prevé que el sector público adopte tecnologías modernas de eficacia energética demostrada para limitar la huella de carbono y el consumo de energía.